Sigue el hilo de la sostenibilidad

Bioproducto

Nuestros productos de papel llevan la sostenibilidad de principio a fin allí donde se aplican, por su carácter natural, renovable y reciclable.​​​

Y hasta el fin, por su carácter reciclable, que es único, ya que las  fibras de celulosa se pueden reciclar y recuperar más de 8 veces, dando tantas vidas a nuestros hilos y cuerdas.

Desde el  principio por su contribución de forma natural al freno del cambio climático. Un kilo de nuestros hilos y cuerdas suponen la captura del medio ambiente de 1.3 kilos de CO2 biógeno, gracias al efecto sumidero de dióxido de carbono de  las plantaciones de bosques específicas para fabricar papel que continuamente se están regenerando y replantando.​​

Bicircular

Nuestros hilos y cuerdas de papel son un claro ejemplo de la economía circular elevada a su máxima expresión.

Presentan una doble circularidad, la natural  por el carácter renovable de su materia prima, la fibra de celulosa virgen, que se obtiene de los  bosques papeleros europeos gestionados de forma responsable y con certificación forestal y la circularidad social producida por  el reciclaje masivo de los productos papeleros, obteniendo de esta manera la fibra de celulosa reciclada.

Somos bicirculares para responder a los nuevos tiempos con diferencia.

Certificación de sostenibilidad

Nuestra certificación forestal certifica, en primer lugar, que la gestión de la superficie forestal de donde se ha obtenido la madera para fabricar el papel de nuestro hilos y cuerdas cumple con todos los criterios de sostenibilidad, abarcando el inventario forestal, la planificación de la ordenación, la silvicultura, el aprovechamiento, así como, las repercusiones ecológicas, económicas y sociales de las actividades forestales allí desarrolladas.

A continuación, cuando la madera certificada entra en el proceso industrial, se controla y certifica la cadena de custodia desde el bosque a la papelera y a la transformación en nuestra fábrica). 

Todos nuestros productos tienen los programas de certificación forestal y de cadena de custodia de “Forest Stewardship Council” (FSC) y el Programme for the Endorsement of Forest Certification” (PEFC).

Biodegradable

Estamos presenciando las preocupantes consecuencias de la contaminación ambiental ocasionada por diversos materiales en los ecosistemas acuáticos y terrestres, y cómo esto afecta negativamente tanto a la flora como a la fauna, además de obstaculizar el desarrollo de los países.

Es importante destacar que no se puede afirmar que un material sea inherentemente bueno, y que la responsabilidad de su contaminación recae únicamente en aquellos que no lo utilizan adecuadamente o no lo eliminan correctamente.

Bodegón hilos Mimcord

En el caso de nuestros hilos y cuerdas, al estar compuestos de fibra de celulosa, son biodegradables. Esto significa que, si por accidente quedaran abandonados en la naturaleza, se descompondrían de manera natural en un período de 4 a 6 meses, sin dejar residuos dañinos para el medio ambiente.

Sin embargo, es fundamental promover prácticas responsables en su uso y eliminación. El fin de vida natural de nuestro hilos y cuerdas es su recuperación a través de la  reciclabilidad.

Bioproducto

Nuestros productos de papel llevan la sostenibilidad de principio a fin allí donde se aplican, por su carácter natural, renovable y reciclable.​​​

Y hasta el fin, por su carácter reciclable, que es único, ya que las  fibras de celulosa se pueden reciclar y recuperar más de 8 veces, dando tantas vidas a nuestros hilos y cuerdas.

Desde el  principio por su contribución de forma natural al freno del cambio climático. Un kilo de nuestros hilos y cuerdas suponen la captura del medio ambiente de 1.3 kilos de CO2 biógeno, gracias al efecto sumidero de dióxido de carbono de  las plantaciones de bosques específicas para fabricar papel que continuamente se están regenerando y replantando.​​

Bicircular

Nuestros hilos y cuerdas de papel son un claro ejemplo de la economía circular elevada a su máxima expresión.

Presentan una doble circularidad, la natural  por el carácter renovable de su materia prima, la fibra de celulosa virgen, que se obtiene de los  bosques papeleros europeos gestionados de forma responsable y con certificación forestal y la circularidad social producida por  el reciclaje masivo de los productos papeleros, obteniendo de esta manera la fibra de celulosa reciclada.

Somos bicirculares para responder a los nuevos tiempos con diferencia.

Certificación de sostenibilidad

Nuestra certificación forestal certifica, en primer lugar, que la gestión de la superficie forestal de donde se ha obtenido la madera para fabricar el papel de nuestro hilos y cuerdas cumple con todos los criterios de sostenibilidad, abarcando el inventario forestal, la planificación de la ordenación, la silvicultura, el aprovechamiento, así como, las repercusiones ecológicas, económicas y sociales de las actividades forestales allí desarrolladas.

A continuación, cuando la madera certificada entra en el proceso industrial, se controla y certifica la cadena de custodia desde el bosque a la papelera y a la transformación en nuestra fábrica). 

Todos nuestros productos tienen los programas de certificación forestal y de cadena de custodia de “Forest Stewardship Council” (FSC) y el Programme for the Endorsement of Forest Certification” (PEFC).

Biodegradable

Estamos presenciando las preocupantes consecuencias de la contaminación ambiental ocasionada por diversos materiales en los ecosistemas acuáticos y terrestres, y cómo esto afecta negativamente tanto a la flora como a la fauna, además de obstaculizar el desarrollo de los países.

Es importante destacar que no se puede afirmar que un material sea inherentemente bueno, y que la responsabilidad de su contaminación recae únicamente en aquellos que no lo utilizan adecuadamente o no lo eliminan correctamente.

En el caso de nuestros hilos y cuerdas, al estar compuestos de fibra de celulosa, son biodegradables. Esto significa que, si por accidente quedaran abandonados en la naturaleza, se descompondrían de manera natural en un período de 4 a 6 meses, sin dejar residuos dañinos para el medio ambiente.

Sin embargo, es fundamental promover prácticas responsables en su uso y eliminación. El fin de vida natural de nuestro hilos y cuerdas es su recuperación a través de la  reciclabilidad.

Bodegón hilos Mimcord